Este no es su sitio si…

Responsab2

     Estimado lector:
     Desde este Gabinete respetamos profundamente las opiniones que todas las personas tienen sobre cualquier aspecto que tenga que ver con la salud, con su salud, y, por supuesto, con cualquier asunto relacionado con el pensamiento o sentir humano.
     Creemos que esta página puede resultarle de interés si considera que la salud ha de de ser lo más importante para una persona, y que cuando le falta, su primera obligación ética es hacer lo que esté en su mano para restablecerla; por él mismo, por sus seres queridos.
     Consideramos que esta página no le puede ser muy útil si cree que que su estado de salud depende de lo bien o mal que pueda actuar su médico, de la suerte que tiene y que ha tenido en su vida, de las preocupaciones que le traen de cabeza, de tantas y tantas cosas que tiene que hacer, de lo poco que le comprende su mujer, su marido, sus hijos, sus padres, de esa persona dependiente a la que ha de cuidar constantemente, etc.
     Quizás tampoco sea importante para usted que se detenga en esta página si cree que sufre inevitablemente debido a una situación económica difícil, o a que su discapacidad le impide ser una persona feliz, o si aquello que ocurrió hace tiempo determinará que su vida será siempre desgraciada, o si considera que con la educación que le dieron sus padres no puede hacer gran cosa, o que siempre será una persona desgraciada debido a la separación o divorcio de sus padres.
     Le proponemos un sencillo ejercicio que aunque le llevará solamente un segundo hacer, le puede resultar muy revelador:
     Mueva aproximadamente un centímetro el dedo más grande de su pie izquierdo. Si su cuerpo carece de este pie, y sí tiene el pié derecho, haga el ejercicio con el pie derecho.
     Si su cuerpo carece de ambos piés, y puede mover alguna parte de él, muévala apenas un centímetro.
     ¿Se da cuenta de la íntima e intensa conexión entre la mente y el cuerpo?
     Bueno, pues en realidad la conexión es holística —integral—: mente-emoción-cuerpo-sentimiento-…
     Como se lee en un artículo de uno de los suplementos BUENAVIDA de EL PAÍS de marzo de 2015 —que recoge una declaración de Luis Caballero Martínez, Jefe del Servicio de Psiquiatría y Psicología Clínica del grupo HM Hospitales—,  dentro de la medicina tradicional existen la medicina psicosomática y la psiquiatría de consulta y enlace. Virtualmente todas las enfermedades tienen componentes psicosomáticos (es decir, factores psicológicos o de conducta que condicionan su aparición, curso o respuesta al tratamiento), y también componentes somatopsíquicos (esto es, la presencia de enfermedades condiciona también distintos aspectos del estado no físico del paciente). Algunas —sobre todo cardiovasculares, respiratorias, gastrointestinales, endocrinas y metabólicas (incluida la obesidad), musculoesqueléticas, oncológicas y de la piel— presentan ambos aspectos.
     Vamos, que somos un todo, y esto quiere decir, entre otras muchas cosas, que las enfermedades usualmente no aparecen en el cuerpo: lo hacen en el mundo de la mente-emoción. Y si en este escenario se curan, ¡ya no se desplazan al cuerpo!
     ¡Qué maravilla constituye el hecho de poder sanarse mediante el trabajo adecuado en las conexiones emocionales!
     ¡Ay si estuvieran todas estas conexiones mentales-emocionales hechas con corrección!
     Pues si estuviesen todas ellas hechas con corrección, ello significaría que  los seres humanos que actualmente habitamos el planeta habríamos sido criados, educados, formados, etc., por seres perfectos. ¡Pero es que no existen los seres humanos perfectos! ¡Y tampoco existieron para que pudiesen haber tenido la oportunidad potencial de habernos construido perfectos! 
     Y existieron miles, quizás, de generaciones de personas que nos criaron, educaron y nos formaron de la manera en que creían que debían hacerlo. Y ya debido a esto han tenido y tienen mucho mérito.
     Así es el mundo; al menos hasta ahora. Así somos sus pobladores, los de la especie más… ¿evolucionada?
     Cambiando un poco de tema, si se siente feliz por el mero hecho de haber nacido, si le gusta la vida, si valora lo que tiene y disfruta de los suyos, y acepta con serenidad que un día su cuerpo se convertirá en una masa sin vida, entonces esta página sí puede resultarle interesante como «culturilla» sobre la salud. Y… bueno… ¡a qué espera para recomendársela a alguien a quien crea que le puede ayudar!
     Los fundadores de este Gabinete de Relación de Ayuda a las personas que pasan por una situación de sufrimiento, y las personas que en él trabajamos, sentimos que es un honor que se nos permita ayudar a que algunos seres humanos recobren su bien merecida salud.

 

Petición de ayuda terapéutica.

Contacto para cualquier asunto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: