Curar la depresión

Trauma7

     Debido a un hecho traumático del pasado o presente, a un estilo de vida, a un aprendizaje de vida, etc, hay personas que, sin que exista en la actualidad una causa externa que la produzca, experimentan una disminución en su energía vital durante un tiempo.
     No nos referimos aquí a una respuesta del organismo como consecuencia de algo muy negativo que ha ocurrido, y que dura un tiempo determinado y necesario -como una fase de un duelo-, sino a un largo período de tiempo que parece no tener fin, que si bien su comienzo podríamos asociarlo a un hecho concreto, ya dura demasiado y nos impide asumir las responsabilidades de nuestra vida, realizar las actividades propias de ella, y disfrutar de la existencia, de nuestros queridos seres, de nuestras aficiones, etc.
     Nos referimos a una sensación de baja energía que va ahondándose en nosotros, que siempre nos engaña, y por ella no vemos luz al final: siempre sentimos un pozo cada vez más profundo. Esta depresión corre el riesgo de convertirse en crónica si no es adecuadamente corregida, e incluso puede producir conductas autolesivas.
     La depresión es siempre consecuencia de una gran dificultad para vivir en el presente, en el aquí y en el ahora; de permitir que el pasado se instale en nosotros, cuando en realidad ya no existe.
     Por desagradable que hubiese podido ser el pasado, o algo del pasado, ya se fue. Y no le debemos a ninguna persona, por lealtad hacia ella, repetir un esquema vital deprimido, porque nos comportaríamos deslealmente con nosotros mismos, lo cual es una grave forma de deshonestidad con nosotros. Y la deshonestidad con uno mismo -carente de ética-, siempre lleva a la no honradez con los demás. Y ello tampoco es ético.
     El alimento continuo de los posibles sentimientos de culpa por lo que creímos nuestra responsabilidad en lo que ocurrió, producirá inevitablemente enfermedades en el cuerpo.
     Existen medicamentos que ayudan a combatir la depresión, pero lo hacen con los síntomas, no curan la raíz de la depresión, la cual volverá más tarde a proyectar su maldad en otra área de nuestro sentir o personalidad.
     Y hay que tener mucho cuidado con muchos antidepresivos debido al paradójico efecto adverso que tienen sobre todo al comienzo del tratamiento: muchas veces provocan ideación suicida.
     Se sale de la depresión con el adecuado trabajo interior guiado por un profesional especializado. Y merecemos salir de un malsentir que nos impide actuar como personas felices. Además, mientras seamos sus víctimas tampoco podemos ayudar a nuestros seres queridos a que también lo sean.

     Y también merecen ser felices.Depresión

 

 

 

 

 

Petición de cita

Si desea conocer cómo trabajamos, pinche en la opción CÓMO TRABAJAMOS, FORMACIÓN y EXPERIENCIA del menú superior de esta página.
La confidencialidad es estricta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: