B_Ciberredes sociales e insolidaridad

Ciberredes sociales y la insolidaridad que pueden producir.

     Los fabricantes de teléfonos móviles y quienes desarrollan las redes de telecomunicaciones, tienen una obsesión tecnológico-económica: conseguir que las personas puedan intercambiar cada vez más información y más veloz entre sus dispositivos electrónicos y los de otras personas (2G,  3G, 4G, 5G…).

     Hace millones de años que esto la naturaleza ya lo ha resuelto: se llama el flujo de la energía, las vibraciones, la química que existe entre las personas, las plantas, los animales… Esto, desde una visión de tecnología de la telecomunicación, representa el mayor ancho de banda que pueda existir, y sin la necesidad de que el hombre disponga de dispositivos ajenos a él para ello, ya que los incorpora en su seno; son su conexión natural con el ser, su atención consciente.

     El adecuado y sano intercambio de vibraciones entre las personas, de energía, está constituido, o bien por una emoción expresada, o bien por el amor, y siempre ha estado ahí, sin la necesidad de tener que fabricar y contaminar. Lo absurdo de esta carrera tecnológica, de querer inventar lo que ya existe, se demuestra, por ejemplo, si observamos el vuelo de las bandadas de pájaros: coordinan exactamente su posición triangular a través de una comunicación energética entre ellos. ¡No llevan un móvil en sus alas! ¡ni un GPS electrónico! Pues bien, muchas personas muy desconocedoras de todo esto —a quienes la humanidad denomina «muy inteligentes»—, están trabajando para descubrir otra vez la pólvora. Y las personas, por el hecho de comprar estos dispositivos y usar estas tecnologías, las estamos animando; unos más, y otros menos.

     Cada vez que un ser humano lleva a cabo una acción que usa las telecomunicaciones, pierde una oportunidad maravillosa para desarrollar su comunicación personal. Por ejemplo, de mirar a quien tiene al lado con amorosidad; de pedir ayuda para algo a la persona que tiene delante; de hacer algo bonito con quienes le rodean en ese momento—p. e., jugar una partida de cartas con ellas—;. de dar las gracias con autenticidad a quien, en el ejercicio de su trabajo, le está vendiendo la barra de pan; de observar la ternura del niño que pasea por el otro lado de la  calle de la mano de sus padres, etc.

   A medida que una persona se telecomunica más y más a través de las llamadas ciberredes sociales, se comunica personalmente menos con quien le rodea, lo cual produce una huida de sí mismo con la consiguiente disminución de la autoestima que esto siempre produce, y el aumento de su sensación de vacío interior. Todo esto, excepto claro está—, que sea consciente de ello y se mantenga «con los pies en el suelo». Pero no suele ocurrir así.

     Debido a la dinámica lamentable que se crea, la cual provoca un escaso desarrollo de la individualidad, los criterios personales, o bien disminuyen, o bien no llegan a desarrollarse. Es por ello que este hombre o mujer que se telecomunican más que se comunican, son susceptibles de ser captados a través de las ciberredes sociales para una extensa variedad de fines. Estos, como mínimo lo empobrecen como ser humano, e incluso pueden llegar a destruirlo como persona: el reclutamiento para grupos sectáreos (p. e., islamistas radicales y otros fundamentalismos religiosos); el consumo de sustancias nocivas para la salud y adictivas; la introducción en el juego a través de Internet con el muy probable desarrollo de una ludopatía, etc.

     En la telecomunicación priman las conexiones intelectuales y emocionales, las cuales han demostrado sobradamente su inmensa capacidad para generar desigualdades, insolidadridad y mucha hambre y pobreza en la Tierra.

      Esta fundación fomentará el descubrimiento de la plenitud interior que emana como consecuencia de sentirnos hermanados con quienes nos rodean, si aprendemos a construir con ellos relaciones, es decir, de respeto y amor.

 

Contacto

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: